Coronavirus: ¿Cómo apoyar desde el sector de fomento a la innovación y las pymes?

Categoría:

La pandemia por la propagación del nuevo coronavirus trae consigo desafíos en todos los niveles, desde la capacidad de respuesta de los sistemas de salud y el involucramiento social para acompañar las disposiciones, hasta el alcance de las estrategias para proteger a los más vulnerables y para mitigar los efectos en la economía. Los gobiernos de América Latina y el Caribe (ALC) están tomando medidas cada vez más radicales para frenar el avance de la epidemia, cuyos resultados los veremos en las próximas semanas e incluso meses.

Pymes, las más afectadas

Sin dudas, las pymes están entre los segmentos empresariales más afectados por la pandemia. A su vez, estas empresas tienen un papel clave en la provisión de productos y servicios esenciales para la población durante la crisis. Los principales impactos sobre las pymes tienen que ver con una reducción de la demanda (nacional e internacional) y por ende de sus ingresos, dificultad para acceder a insumos importados, reducción o falta de mano de obra, difícil acceso a financiamiento y procesos productivos que no están ajustados para ser operados de manera remota o automatizada. Estos impactos difieren según el sector. Por ejemplo, la disminución de la demanda es un problema central para el turismo y los restaurantes. Otros sectores, como el textil, metalmecánico y de la construcción pueden verse más afectados por el menor acceso a insumos importados o la falta de mano de obra. La posibilidad de operar a través de teletrabajo es más accesible para algunas empresas de servicios (por ejemplo las de tecnología), mientras que para los sectores más tradicionales esto puede resultar sumamente difícil o imposible.

En las regiones más afectadas, la respuesta de los gobiernos para apoyar a las pymes en esta emergencia no se hizo esperar. En Europa y Asia, varios países adoptaron una serie de disposiciones económicas que tienen que ver principalmente con el aplazamiento del pago de impuestos y créditos, el aumento de garantías para préstamos y el otorgamiento de créditos blandos y subvenciones

Pymes y emprendimientos innovadores, parte de la solución 

En Corea del Sur, donde una de las estrategias clave fue el testeo masivo (gran desafío para muchos países), una startup creó kits de diagnóstico de coronavirus en tres semanas, los aprobó por los organismos sanitarios del país y están produciendo 10.000 kits semanales. En Estados Unidos una compañía está lanzando un kit de recolección de muestras de diagnóstico para uso en el hogar. En Uruguay, incluso antes que se registraran los primeros casos, la startup Atgen desarrolló la capacidad de realizar tests para detectar el coronavirus y está complementando al sistema de salud pública, que también cuenta con sus propios tests.

Por ejemplo, la Unión Europea lanzó una convocatoria especial de 164 millones de euros de la aceleradora del Consejo Europeo de Innovación que ofrece subsidios e inversión de capital de riesgo para tecnologías e innovaciones que ayuden con el tratamiento, pruebas, controles u otros aspectos del coronavirus. España, por su parte, aprobó casi 30 millones de euros para la investigación sobre COVID-19 en dos centros científicos de referencia y movilizó unos 500 millones de euros para ayudas a la innovación empresarial en empresas cuya actividad se pueda haber visto afectada por esta emergencia sanitaria.

Día a día vemos nuevas iniciativas que van desde desafíos de ciencia abierta y ciencia de datos o fabricación de respiradores, hasta una serie de hackatones virtuales para abordar la crisis o la campaña HackThePandemic de una startup chilena que compartió sus diseños para la impresión 3D de mascarillas antimicrobianas. Dentro y fuera de la región latinoamericana asociaciones de científicos, comunidades de tecnología y makers, grupos de emprendedores, gremios empresariales y de la sociedad civil se están movilizando para identificar necesidades y cuellos de botella, de forma a encontrar soluciones rápidas y creativas. Los retos son diversos y más o menos complejos: mejorar las capacidades de diagnóstico y seguimiento de casos; asegurar la disponibilidad de herramientas de protección y tratamiento (máscaras, vestimenta, desinfectantes, respiradores); análisis de datos y predicción, comunicación efectiva y combate a la desinformación; servicios de cuidado y salud mental; aseguramiento de logística y alimentación, entre otros.

En América Latina y el Caribe, el BID Lab está mapeando soluciones innovadoras (compártelo, ya ) de startups, empresas y organizaciones con soluciones relevantes y capacidad de implementación para atender la implicaciones sociales y de salud del COVID-19 en todos los sectores. Innpulsa en Colombia va en la misma línea con su  repositorio virtual de soluciones que aborden las consecuencias de la pandemia en áreas como telemedicina, trabajo remoto y provisión de servicios básicos. Comunidades emprendedoras en Brasil han creado una lista de empresas y profesionales que están colaborando para enfrentar la pandemia.

En Argentina, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (Mincyt), destinará fondos a apoyar 3 proyectos de desarrollo de kits de diagnóstico que se encuentran avanzados y abrirá una convocatoria a grupos de investigación para realizar estudios sobre factores de virulencia del COVID-19 y caracterizar su impacto en grupos de riesgo. En la misma línea, la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) de Uruguay, lanzó un desafío para el desarrollo y elaboración de un kit de diagnóstico del COVID-19 que debe estar listo y en uso para mayo de 2020. Otras entidades uruguayas organizan el #HackCovid19UY para generar soluciones en logística, gestión de datos y salud humana.

Los frentes de trabajo son diversos y la dinámica cambiante. Hoy el foco está en afrontar la emergencia. Pero sabemos que la ocurrencia de crisis y desastres impulsan el desarrollo de innovaciones que apuntan a mitigar los daños causados y, eventualmente, prevenir los siguientes. En estas situaciones, la humanidad es capaz de colaborar de manera solidaria para volcar su creatividad y capacidad técnica al servicio del desarrollo de soluciones. Trabajemos para que buenas noticias sigan viniendo del mundo de la ciencia, la tecnología y las empresas innovadoras.

Fuente y nota completa:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *